26 de Octubre de 2020   
  Inici          902 909 676 - 934 126 621        turisme@vegueries.com                            

Pel nostre territori - Visites

Paseando por el barrio de Llívia

Text: Ajuntament de Llívia



El barrio viejo, declarado de interés cultural, está formado por casas típicas cerdanas, muchas de ellas restauradas. Algunas de ellas son de la típica arquitectura cerdana, con tejado de pizarra, portales con llave granítica, fachada de piedra picada y balcones y porticones de madera. Encontramos también edificios interesantes.

EL CASTILLO

El castillo de Llívia se encuentra en la parte superior del Puig del Castell, a los pies del cual se erigió la moderna Llívia. Si bien el castillo fue destruido por el rei Luís XI, se conservan algunos restos.
El castillo se caracteriza por un recinto soberano o señorial formado, aparentemente, por una torre maestra rectangular con quatro torres circulares -una a cada vértice- donde había la población. En el interior del primero, había una cisterna cubierta con vuelta de cañón, que todavía se conserva.
 

 
Torre Bernat de So e Iglesia al fondo   Un callejón del barrio viejo

 


La muralla estaba reforzada por torres rectangulares y circulares, en los ángulos. La datación de los restos visibles podría ser del siglo XII, como probable.

Recientemente se han realizado algunas importantes prospecciones arqueológicas. Para subir el material de prospección del castillo, se empleó un globo aerostático dado el mal estado en que se encontraba el camino de acceso.

LA FARMACIA ESTEVA

Antes de entrar en la Farmacia Esteva, la pieza clave del Museo Municipal, haremos un paseo por la historia, más que relevante, sin interrupción desde el Neolítico hasta nuestros días de la Villa de Llívia a través de las piezas arqueológicas y documentales que se nos han conservado, alguna de bien sorprendente y curiosa.

En el espacio dedicado a la Farmacia Esteva, una de las más antiguas y de más renombre internacional de Europa, sus materiales nos transportan a las boticas de los siglos XVII, XVIII, XIX y principios del XX y nos permiten conocer, de su mano, la evolución de estas oficinas de farmacia. Desde inicios del siglo XVIII, la saga de farmacéuticos Esteva regentó esta oficina y, por este motivo, por haber ido passatn de padres a hijos, de profesional de la farmacia profesional de la farmacia, se nos han conservado sus cordial, cajas policromadas, puedes morteros ... y una excelente biblioteca farmacéutica que son testigos de los cambios materiales, científicos, técnicos y también de las ideas que condujeron a la modernidad.

 

 

 

 
     

 


Dirección:

Patronato del Museo Municipal de Llivia
c/de los Hornos, 11
17527 Llívia (Grions)
patronat@llivia.org
972 89 63 13
Horario:

 

 

 

  • De Martes a Viernes de 10 horas a 18 horas (del 15/09 al 14/06) y de 10 horas a 20 horas (del 15/06 al 14/09)

  • Sábados y Festivos de 10.00 a 20 horas.
  • Domingos de 10.00 a 14 horas.
  • Lunes: Cerrado.

Tarifas:

Adultos: 3 €
Niños de 0 a 6 años: gratuito.
Niños de 6 a 12 años: 1 €.
Jóvenes de 13 a 30 años: 2'5 €
Grupos (más de 10 personas): 2'5 €
Jubilados y mayores de 65 años: 2'5 €

 


Antigua Farmacia



IGLESIA PARROQUIAL

La actual iglesia de Nostra Senyora dels Àngels data del siglo XVI y se levantó sobre otra del 1.277 (siglo XIII), de la cual se aprovecharon materiales. La iglesia se acabó completamente hacia el 1.617.
De nave única, con ábside poligonal, capillas laterales y campanario de torre adosado. La fachada, renacentista, está ornamentada con columnas, fornículas y frontón, flanqueada por dos torres circulares. Los herrajes de la puerta son de finales del siglo XIII.

LA TORRE BERNAT DE SOL

Al lado de la Iglesia, dentro del mismo conjunto, encontramos la Torre de Bernat de So. De planta circular, situada en el punto más alto de la villa. Se integra en un conjunto de aire defensivo más amplio, alrededor de la iglesia. Data, probablemente, del siglo XV. Ha acogido la Casa de la Vila, la prisión, la farmacia y, actualmente, es la sede del Patronat del Museu Municipal.

Formó parte de la fortaleza-iglesia. Pertenció al vizconde de Evol, que en 1.366 se la vendió a Ponç de Catllar (conocido también como Ponç Descatllar).