26 de Setembre de 2020   
  Inici          902 909 676 - 934 126 621        turisme@vegueries.com                            

Pel nostre territori - Rutes

Recorrido por el Barri Vell de Banyoles

Text: Consell Comarcal Pla de l'Estany



Plaza Mayor (1)

Tiene una forma muy regular y está adornada de plataneros y rodeada por 40 grandes arcadas. Surge a partir del crecimiento del pueblo, en la segunda mitad del siglo XIII y principios del XIV. Hoy la plaza es una mezcla harmoniosa de estilos y tendencias arquitectónicas, pero todavía podemos ver la configuración inicial de sus edificios a través de Cal Moliner (núm.38) que conserva la estructura original del siglo XIII y XIV. Cerca, en la plaza de los “Estudis”, se puede visitar el Museo Darder de Historia Natural.


La Llotja del Tint (2)

Se trata de un edificio fabril del siglo XV. Es, entonces, uno de los pocos edificios del país de estas características y de origen medieval que ha conservado su estructura. Su finalidad era el tinte de tejidos de lana. En Banyoles, entonces, tenia mucho peso todo lo que era relacionado con la fabricación de tejidos y pieles, y exportaba al exterior sus productos. El edificio del Tint aprovechaba el agua del Rec Major que discurría en su interior.

 


Monasterio de Sant Esteve




La Muralla (3)

Desde la calle de la Pia Almoina podemos descubrir el último tramo de la muralla que queda del antiguo recinto amurallado de la ciudad. En muchas ocasiones, la muralla no era más que los desniveles de la calle, las casas o los elementos fortificados de algunos edificios (como el del Monasterio). El recinto perduró hasta el siglo XVIII. Hoy sobre el último tramo, quedan dos glorietas de estilo gótico muy tardío.


Pia Almoina (4)

Edificio civil de los siglos XIII y XIV, fue la sede de la casa de la Vila desde los inicios del siglo XIV hasta el 1928. Actualmente acoge el Museu Arqueològic Comarcal, l’Arxiu Històric Comarcal y el Centre d’Estudis Comarcals. Destaca su patio y la galería, los dos de estilo gótico.


Plaça del Teatre (5)

Conocida antes por la plaça de la Vila Vella, fue el centro del primer núcleo urbano medieval. También fue sede del mercado. Entre los edificios más singulares destaca el situado en el núm. 11, que era la antigua carnicería que llevaban los abades del Monasterio.


Monestir de Sant Esteve (6)

Es el origen de la ciudad, fundado el 812 por el abad Bonito. Si bien fue fundado en esta fecha, el edificio sufrió posteriormente múltiples destrucciones. Así, lo más antiguo que se conserva es la puerta gótica tardía (s.XVI) y unos paramentos todavía más antiguos. En su interior podemos admirar, en el altar mayor, el imponente retablo de Nostra Senyora de l’Escala (s.XV). También es remarcable el claustro construido en el siglo XVIII, que pertenece al estilo neoclásico.


Carrer Nou (7)

Esta calle está llena de edificios de notable interés y bien conservados. A pesar de su nombre, la calle está documentada desde el año 1279. Lo más curioso de esta calle es ver como algunas de sus casas tienen una especie de panza.

 


Ábside de la iglesia de Santa María




Iglesia de Santa María dels Turers (8)

Este templo fue construido entre los siglos XIII y XIV. Se levantó con una sola nave y hay que destacar la belleza de sus vitrinas. El edificio es uno de los primeros ejemplos del gótico catalán.


Porta dels Turers (9)

Según parece en este punto había emplazada la puerta de entrada de la muralla. La Porta dels Turers nos conduce a la Plaça dels Turers, símbolo de la vila nova que empieza a crecer fuera de la muralla y que durante mucho tiempo sirvió como lugar de parada de carruajes y diligencias.

 

   Ver el mapa del recorrido por Barri Vell de Banyoles »